Que mejor de una buena cerveza acompañada de un suculento atún rojo, acodado en la barra de un bar, de los de siempre, con unas impresionantes vistas al Atlántico y acompañados por la conversación intranscendental con amigos. En busca de ese paraíso terrenal fuimos a...