Se podría decir que en su interior palpita un enorme corazón de atún rojo de almadraba. Que su mente, en sueños o quizás en otra vida, ha recorrido y descubierto los secretos de los mares de medio mundo, esos que cada año surcan los gigantes...