A simple vista se nos antojan pequeños trozos de calamares fritos y, una vez en la boca, su sabor se asemeja al de los boquerones fritos, pero, como muchas veces ocurre con el atún rojo, nada más lejos de la realidad. Se trata de cortezas...