Como fiel peregrino del atún rojo, después de mucho caminar por la senda del atún, debo terminar mi camino en su catedral, El Restaurante El Campero. Siempre reconforta volver a atravesar sus puertas y encontrarte con la sonrisa de alguno de los integrantes de su equipo. Hoy...