Bombones con salazones de Barbate

¿Quién dijo que no era posible?
Hay quienes en la vida no se conforman y, presos de una pasión casi ilimitada, se lanzan en busca de aventuras, en este caso gastronómicas, que provocan la incredulidad de unos y la satisfacción y la admiración de otros.

Así, cuando creíamos que el universo del atún rojo de almadraba estaba ya perfectamente acotado (crudo, semicrudo, a la plancha, al horno, maridado o en salazón), una maestra pastelera de Barbate decidió ir más allá y soñar con la fusión, loca para algunos, entre su gran pasión, el dulce, y el producto estrella de las aguas de La Janda.

Foto: Pepi Martinez, Pastelería Tres Martinez

Hija y nieta de una de las dinastías pasteleras de mayor prestigio de la provincia, Tres Martínez, Pepi Martínez se enclaustró, como tantas otras veces, en su obrador en busca de ese bocado dulce y con un equilibrado punto de sal con el que conquistar un territorio hasta entonces inhóspito. El resultado, sus roquitas de mar, un acertado encuentro entre el chocolate blanco, con leche y negro con algunas de las partes y elaboraciones más características del atún rojo.

La primera de estas ‘roquitas de mar’ nos invita a saborear un delicioso chocolate blanco con hueva de maruca y nueces, un maridaje perfecto entre el lácteo, la hueva en salazón y las nueces. Dulce, crujiente y, finalmente, sutilmente salado.

Para su segunda ‘roquita de mar’ Pepi Martínez quiso homenajear a ese producto bandera de Barbate, la mojama. Para ello fusionó pequeñas virutas de mojama con chocolate con leche y almendra.

Finalmente y en busca de ese ‘triple salto mortal’, Pepi Martínez creó una ‘roquita de mar’ con chocolate negro de 70% de cacao de la Isla de Guanaja de América del sur, barquillo de canela y el emblemático bonito de Barbate. Un auténtico regalo para los sentidos.

Productos que, sin lugar a dudas, son fiel reflejo de la inquietud y el buen hacer de Tres Martínez, una afamada empresa pastelera cuyo punto de partida en todas y cada una de sus elaboraciones es la mejor materia prima, la creatividad y, sobre todo, mucha pasión. Ingredientes que, como es el caso, alcanzan el ‘cielo gastronómico’ cuando, además, hace uso de los grandes productos de la tierra, como el atún rojo de almadraba y los piñones del Parque Natural de La Breña.

Si quieres comprar y probar las roquitas de mar, puedes pedirla en las tiendas Tres Martinez:

  • Calle Pío XII, 18, Barbate, Cádiz. T. +34 956 43 05 36
  • Avda de Atlántico, Barbate, Cádiz. T. +34 956 43 03 18

Texto / Foto: Atunéate

No hay comentarios

Deja un comentario