A veces, damos por sentado cosas, simplemente porque la costumbre hace que las veamos como única opción. Recuerdo que desde pequeño, he acompañado a mi madre al mercado de abastos a comprar los recados o “mandados”, como también son conocidos aquí. Una parada obligatoria era por...