Abraham Garrote - La Solana Restaurant

La Solana Restaurant

Cerca del puerto deportivo de Fuengirola, a pocos metros tierra a dentro, nos encontramos La Solana Restaurant, un proyecto gastronómico muy personal, de Abraham Garrote y Marta Galdiano, ingenieros de profesión y restauradores de corazón.

Escasos siete meses lleva el restaurante en la nueva ubicación situada en la av. Ramón y Cajal y nos recibe con una decoración elegante, con muchos toques de madera natural, luz entrando a raudales por enormes ventanales e infinidad de detalles que revelan la historia y personalidad de los dueños. Además de unas imponentes mesas realizadas con sendos cortes transversales de árboles, podemos apreciar, en el testero tras la barra, un recubrimiento de duelas pertenecientes a las botas en las que reposan los vinos de la bodega familiar. Según nos cuenta Abraham en el rápido tour por el local, la decoración al completo la han realizado ellos mismos y contribuye a la experiencia gastronómica.

Tras varios años ejerciendo sus respectivas profesiones, deciden que realmente lo que quieren es dedicarse a la cocina. Empieza entonces un viaje formativo que parte con Abraham en la escuela de hostelería de Jacaranda y sigue con con estancias en diversos países buscando mejorar su experiencia y formación. En 2013 se inicia una nueva etapa de esta aventura, cuando ya reunidos de nuevo, Abraham y Marta dan pistoletazo de salida a “La Solana Restaurant”. Esta pasión por la consecución de un sueño se refleja en el mimo y detalle con el que cada plato es preparado, buscando desde los primeros esbozos, la satisfacción del comensal.

Marta y Abraham - La Solana Restaurant

En la cocina de Abraham abunda el pescado de mercado, del que es un gran conocedor y en el que su afición a la pesca submarina se hace notar. En la mesa nos presenta numerosas opciones de los llamados pescados de descarte, que en sus magistrales manos, aderezada con nuevas técnicas y un profundo trabajo de investigación, transformándolos en poco menos que espectaculares. Gran importancia poseen también las verduras, que regularmente le llegan del huerto familiar que posee la familia de Marta en Navarra, con una calidad y frescura que sólo puede ofrecer el cuidado exquisito del cultivo a pequeña escala.

La barra - La Solana Restaurant

Y si los platos nos encantaron, donde ya no nos queda más que quitarnos el sombrero y declararnos incondicionales de La Solana es el trato que dispensan. Afable y cercano, siempre con un sonrisa en la cara y el buen humor por bandera. Durante la comida, el equipo va realizando indicaciones sobre tal o cual ingrediente o elaboración, que transforma la velada en una experiencia gastronómica más completa. Para aquellos que os guste mirar un poco más allá del plato, os recomiendo que estéis atentos a su Facebook, ya que publican numerosos eventos que realizan en el restaurante, por lo general en jueves.

Equipo de La Solana Restaurant

La Solana, un restaurante con una magnífica cocina creativa de autor, con mucho corazón.

Fotos: Atunéate

No hay comentarios

Deja un comentario