Atún rojo macerado, restaurante El Quinto Pino

Atún rojo macerado, restaurante El Quinto Pino

Decía Hipócrates, médico de la antigua Grecia que  “Tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina”. Un pensamiento que se ha fortalecido a lo largo de los siglos y que hoy día, más aún si cabe, tiene categoría de ciencia. Y por qué digo esto, porque si hay un hecho cierto es que la buena gastronomía, esa que se elabora con cariño, que es fruto de la sabiduría acumulada por generaciones y generaciones, y que, sobre todo, se fundamenta en el buen producto es la mejor de las medicinas para el cuerpo y, no menos importante, para la mente. O, dicho de otra manera, la buena gastronomía es igual a salud y felicidad.

Dicho esto, si hay un hecho incuestionable es que la provincia de Cádiz cuenta con numerosos restaurantes que, parafraseando a Hipócrates, son auténticas ‘farmacias de la felicidad’. Lugares, muchos de ellos ligados al atún rojo, en los que desde hace años se elaboran platos que, en base al mejor producto de la zona, son auténticos remedios para el cuerpo y la mente.

Uno de esos establecimientos, al que tengo la suerte de dirigirme esta vez, se localiza en uno de los enclaves costeros y naturales más espectaculares de este rincón del sur, Chipiona, a cuyo puerto arriba diariamente una excepcional y variada materia prima.

COCINA DE TRADICIÓN LIGADA AL MAR

Se trata del restaurante El Quinto Pino, establecimiento que se asoma a la playa de Las Tres Pìedras y en el que desde hace años se rinde culto a la cocina tradicional marinera y al atún rojo. Ya sabéis que en Atunéate tenemos especial predilección por ese tándem atún rojo/tradición como podéis comprobar en nuestro apartado de cocina con atún tradicional.

En esta ocasión me dispongo a degustar uno de esos platos que son parte de la historia de El Quinto Pino, una de esas apuestas ganadoras que es seña de identidad de su carta. Me refiero al Atún macerado, bocado que forma parte de su oferta gastronómica desde hace casi una década.

Este carpaccio, en el que como en toda preparación en crudo la calidad del producto juega un papel determinante, vital, destaca por la simpleza de su preparación y por la espectacularidad de su resultado.

EL TARANTELO, GARANTÍA DE SABOR Y TEXTURA EN CRUDO

Así, una vez congelado, la cocina de El Quinto Pino lamina muy finamente la pieza, a la que acompaña con un sutil toque de soja y limón. Elementos que, una vez en boca, potencian el sabor de una pieza tan noble del atún rojo como el tarantelo, os dejamos aquí un completo despiece del atún.

Fresco, de textura muy agradable, gran sabor  y elevado por las ‘pinceladas’ de la soja y el limón, el Atún macerado de El Quinto Pino se me antoja muy rico e ideal para degustar en unas fechas en las que el paladar nos demanda propuestas ligeras y sabrosas.

Tal y como he apuntado, la cocina de este conocido restaurante chipionero se decanta por el tarantelo para elaborar su plato. Esta pieza, con menor porcentaje de grasa que la ventresca y de color rojizo, es parte del lomo blanco,  localizándose entre la ventresca y la cola blanca.

No obstante, además de dar buena cuenta de un bocado que estoy seguro que os encantará, El Quinto Pino se antoja uno de esos lugares ideales para disfrutar de la buena cocina marinera, esa que está íntimamente ligada a la tradición y a los pescados, gambas, almejas, langostinos, etc. que desde tiempos inmemoriales se capturan en estas aguas.

Un producto de calidad que la cocina de El Quinto Pino obtiene gracias a los estrechos lazos que a través de los años ha ido creando con los pescadores de la zona y a esa fuente inagotable y sobresalientes de sabores y texturas que es la lonja de Chipiona.

Foto: José Del Moral, propietario

Localización del Restaurante El Quinto Pino

Pincha aquí para suscribirte a nuestro canal de Youtube

¿Quieres formar parte de Atunéate, La Revista Digital del Atún?
Únete a nosotros pulsa aquí, te informamos.


Fotos / Texto: Atunéate.

No hay comentarios

Deja un comentario