Katsuobushi_bloques

Katsuobushi, sabor en estado puro

Tal y como venimos comprobando temporada tras temporada, el universo del atún se antoja casi ilimitado. Un infinito que, en gran parte, se hace posible gracias al afán constante de investigación, superación y dedicación de cocinas como las del restaurante El Campero, auténtico laboratorio del atún rojo a orillas de las almadrabas gaditanas.

Así, año tras año, asistimos emocionados a la puesta en escena de cartas en las que nuevas técnicas y nuevos productos dan como resultado platos hasta entonces inimaginables en el universo atunero. Pero, al igual que esos productos novedosos que elevan el valor del atún, en Atunéate también nos apasionan e inspiran esos otros, centenarios, que, además, tienen como protagonista principal al atún.

En esta ocasión nos referimos al katsuobushi o copos de bonito, elaborados a través del secado, fermentado y ahumado del atún de altura. Auténtico potenciador del sabor, el katsuobushi, que se presenta en pequeñas y finas virutas de color marrón, es uno de los ingredientes base del famoso caldo japonés dashi y es un excelente aliado para salsas, sopas o ensaladas, entre otros muchos platos.
Foto: Lascas de Katsuobushi

El katsuobushi, que antiguamente se obtenía directamente de la pieza del atún con una especie de cepillo de carpintero, se comercializa ahora, ya a modo de escamas, en pequeñas bolsas. También se les llama copos bailarines porque cuando los echamos sobre platos calientes se mueven.

Foto: Wikipedia, Katsuobushi kezuriki 

Fotos / Texto: Atunéate

No hay comentarios

Deja un comentario