Atún rojo picante con algas de estero

Atún y algas un chute de salud

Ya en la década de los 80, en Japón se introdujo el concepto de “alimento funcional”. Aquellos que aportan un beneficio para la salud, mas allá de lo puramente nutricional. El gobierno japonés fomentaba el consumo de los alimentos funcionales para que la población llegase a una edad anciana, con buena calidad de vida. En Europa, a pesar de la falta de una legislación concreta para este tipo de alimentos, no es raro ver yogures que reducen el colesterol, fortifican los huesos o activan nuestras defensas, llenando minutos de anuncios en nuestros televisores.

En muchas ocasiones, estos alimentos funcionales se obtiene de forma artificial, añadiendo sustancias que normalmente no están presentes en determinados alimentos. Un ejemplo claro de esto son las leches enriquecidas con Omega 3, que se obtienen añadiendo aceites de pescados.

Hoy os proponemos una receta rebosante de salud, que nada tiene que envidiar a los alimentos funcionales, 100% natural y muy sabrosa. En nuestra anterior aventura con Julio Vázquez, chef del restaurante El Campero, y las perlas de aceite, aprovechamos para plantearle que nos preparase un plato lleno de vitaminas, minerales y nutrientes.

El Campero es conocido, yo diría ya que mundialmente, por su trabajo con el atún rojo, un pez rico en aceites Omega 3, en vitamina B, entre las que destacan la B2, B3, B6, B9 y B12, además de otras vitaminas liposolubles como la A y la D que ayudan al crecimiento y reparación del algunos tejidos del organismo, así como a la absorción de calcio y fijación a los huesos. Minerales como el fósforo, magnesio, hierro y yodo, también están presente en los túnidos.

Por si no fuese suficiente con esto, Julio nos prepara una variación de su atún picante, elaborado con lomo de atún rojo con un ligero marinado, al que a añadido distintas algas de estero, cosechadas en la bahía de Cádiz. La Lechuga de mar, el sodium, la salicornia y el ogonori completan este plato, aportando un sinfín de minerales, entre los que podemos destacar calcio, hierro, potasio, magnesio, zinc, hierro, cobre y sodio, vitaminas como tiamina, riboflavina, piridoxina, vitamina A, B3 y C, y ácidos grasos esenciales como el Omega 6 y omega 3.

Julio Vázquez del restaurante El Campero preparando atún rojo picante con algas de estero

Pero lo mejor de todo es que este “chute de salud”, no nos llega en un preparado insípido, artificial, que tomarnos casi como si de una medicina se tratase. Este combinado de salud nos llega en forma de un magnifico plato de fusión, entre la gastronomía nipona, precursora en esto de los alimentos funcionales, y algas de esteros, propia de nuestra cocina local. El plato es una combinación de sabores y texturas hacen las delicias de nuestro paladar, proporcionando beneficios a nuestro cuerpo y a nuestra alma.

En atunéate estamos completamente a favor de cuidar nuestra alimentación y que esta aporte beneficios directos a nuestra salud, pero sin renunciar, a disfrutar en el proceso. Os dejamos con el resultado.

Atún rojo picante con algas de estero

Fotos: Atunéate

No hay comentarios

No se admiten comentarios