Atuneando en restaurante Albala

Nos encontramos en tierra de vinos, en un restaurante innovador y con un gran gusto por el producto. Una cocina que busca sacar el máximo rendimiento a los sabores y texturas de la materia con la que trabaja desde la complejidad de la sencillez.

Una filosofía que su jefe de cocina y propietario, Israel Ramos, aplica con extremada maestría a un producto por el que siente especial admiración y al que se acerca cada temporada con el fin de ofrecernos nuevas experiencias gastronómicas, el atún rojo.

Así, entre las sugerencias de temporada con las que nos sorprende la cocina de este restaurante jerezano, nos detenemos en una inspiradora ensalada de tarantelo confitado. Un bocado meloso y jugoso que acompaña con algas wakame, corazón de tomate, perlas de aceite y el toque de raíz, emulsión de vino fino a las hierbas.

Asimismo, la cocina de Albalá nos propone una espectacular ventresca a la plancha y una atractiva propuesta en crudo, un dulce, sedoso e intenso tartar de atún rojo. Platos en los que, fiel a su filosofía, la excepcional calidad del producto se hace imprescindible.

Un viaje a través del mejor atún de almadraba que en su carta, con numerosos guiños a la mar y las mejores lonjas, Albalá culmina con una ventresca de atún de Gadira (rojo salvaje de almadraba) con ensalada Thai.

Fotos / Texto: Atunéate

No hay comentarios

Deja un comentario