Atún fresco en un mercado

Como comprar atún de almadraba y no morir en el intento

Antes, hace años, cuando la vida era menos complicada, siempre había alguien en la casa que sacaba tiempo para ir varias veces a la semana al mercado, a comprar pescado fresco, y eso hacía que tuvieras siempre unas personas de confianza que te asesoraban sobre lo que comprabas. No dudabas del producto que te llevabas a casa.

Pero hoy en día, que por falta de tiempo acudimos al mercado como si de una excursión especial se tratase, se ha complicado bastante saber que estás comprando, a veces se convierte en un acto de fe. Aunque existe una reglamentación aprobada que debería de ayudarnos a la hora de comprar pescado, a veces, sólo te salvas si sigues manteniendo ese puesto de confianza.

Con el atún rojo de almadraba, se complica aún más la cosa, ya que es un producto que sólo se puede comprar fresco en una época concreta del año. Es por todo esto que nos gustaría daros unas claves para “…no morir en el intento” cuando compramos atún rojo.

Es fácil. Toda persona o empresa que venda en su tienda, puesto o gran superficie atún rojo, está obligada a etiquetar (si estuviera envasado) o informar por escrito mediante cartel o etiqueta en expositor, sobre los datos de origen del pescado en cuestión, debiendo incluir al menos la fecha y lugar de captura (no podría estar fuera de las fechas de la temporada de captura), denominación comercial y científica del producto (atún rojo/ thunnus thynnus),  y la modalidad de la captura (almadraba). A esto, habría que añadir, si estuviera envasado más información, como puede ser el peso neto o escurrido, fecha de consumo preferente, etc..

Parece algo muy obvio, pero no lo es. No debemos conformarnos con un cartel que diga, a secas, escrito a mano: ATÚN DE ALMADRABA; debemos exigir al menos, la información mínima que la reglamentación establece, y de esa manera nos ahorraríamos muchos disgustos.

 

No hay comentarios

Deja un comentario