restaurante el campero

Así es la nueva carta del Campero, mundo de susurros

El cuidado de la materia prima, esa y solo esa sigue siendo la máxima del que, sin lugar a dudas, es desde hace ya décadas el mayor referente de la cocina, tradicional e innovadora, al servicio de ese producto por el que sentimos especial, casi enfermiza, predilección, el atún rojo de almadraba.

Un restaurante, El Campero, que una temporada más sigue sorprendiéndonos desde la sencillez, desde esa humildad que ha caracterizado desde sus inicios a Pepe Melero y que en este 2017 se proyecta e interpreta con la misma pasión de siempre en cada uno de sus platos. Propuestas que, pese a lo llovido, siguen llenándonos de mil y una sensaciones el paladar y a las que no debe renunciar todo fiel devoto de esta particular religión llamada atún rojo de almadraba o, lo que es lo mismo, atunitis.

Una temporada en la que El Campero, que sigue creciendo con la incorporación de un virtuoso sushiman, nos abre sus puertas para proponernos dos escenarios de formato distinto pero igual de sugerentes: tapa y restaurante.

En el primero, `para qué mentir, las dudas se apoderan de nosotros, ya que son hasta dieciséis los pequeños ‘susurros’, todos irrenunciables, que nos invita a degustar. Pinchitos morunos de atún, Atún picante, Lasaña fría de atún, Piruleta de hueva de leche de atún, Espineta de atún asada y Tosta de atún y trufa son solo algunos de esos ‘susurros’ que nos transmiten las diferentes formas de interpretar este excepcional producto.

Dudas que, si cabe, se multiplican aún más a la hora de tomar una decisión sobre qué ‘bocados’ probar de Atuneando o, lo que es lo mismo, su carta de Atún Rojo Salvaje de Almadraba 2017.

Jamón marino, Ceviche de lomo blanco, Carpaccio de paladar con sorbete de lima y albahaca, Sashimi de ventresca, Cola blanca en tomate con yema frita y Barriga con trigueros con salsa miso y mostaza son algunas de las `paradas’ de ese viaje de sabores y texturas que nos propone la cocina que lidera Julio Vázquez.


Una aventura que se antoja igual de apasionante a través de su carta de Restaurante, en la que podemos encontrar Corazón a la plancha o curado, Tataki de lomo blanco, Tartar de ventresca, Mormo encebollao, Facera confitada a baja temperatura con patata picante o Parrillada de atún, entre otros platos.

Arroces de carabinero o marinero, Ajoblanco con dados de atún rojo marinados, Ensalada de atún rojo en tataki con helado de wasabi, entrantes para compartir, Solomillo de Retinto, Risotto negro de atún y Revuelto de ortigas y gambas son otros de los platos que, en este 2017, conforman una propuesta que, para que negarlo, vuelve a seducirnos.

Fotos / Texto: Mesa12 / Atunéate

No hay comentarios

Deja un comentario