La Curiosidad de Mauro

Había recibido numerosas recomendaciones para que probásemos la cocina de Mauro Barreiro, pero, no fue hasta hace unos días, que tuve la oportunidad de ser testitigo de tan afamada curiosidad, aunque he de reconocer que no fue de la manera más tradicional.

En Atunéate teníamos mucho interes por contar con el restaurante de Mauro, dentro de la lista de restaurantes visitados, así que, ni cortos ni perezosos, nos pusimos en contacto para pedirle que nos permitiera invadir su restaurante con todo nuestro equipo de fotografía, vídeo e iluminación… y accedió. Hicimos una visita a puerta cerrada, que nos permitió conocer de manera muy cercana, esta propuesta gastronómica.

Nada más cruzar la puerta, unas enormes cristaleras, que hacen de separación entre la cocina y la sala pero menteniendo un puente visual, captan la atención del visitante. Se puede percibir la atención prestada a la hora de decorar el local, con un estilo moderno y elegante. Destacan las texturas empleadas que aportan un caracter muy personal a toda la ambientación.

En la cocina de Mauro encontramos un afán de investigación continua, buscando nuevas combinaciones, ya bien sean de sabores, de productos o presentaciones. La sorpresa marca el caracter de sus platos, invitándonos a adentrarnos más allá de lo convencional.

Mientras Mauro se prestaba para uno de nuestros vídeos, del que pronto tendréis noticias, iba comentando la elaboración del plato con comentarios y anotaciones sobre el origen de tal condimento, o determinada técnica de preparación, poniendo de manifiesto un gran conocimiento de la cocina internacional que salpica su carta de manera socarrona.

Llegó la hora de probar unos platos llenos de matices, donde se aprecian pequeñas sutilezas de sabores y texturas, que como en una baraja de naipes, van construyendo con delicadeza un conjunto mayor que la suma de sus partes.

Mauro hace un esfuerzo por acercar la alta cocina a públicos más generales, fusionando técnicas innovadoras y cocina internacional, con los productos y sabores locales, manteniendo unos precios más que asequibles. Es un restaurante con el que se nos llena la boca recomendando su visita.

Fotos: La curiosidad de Mauro Barreiro y Atunéate

No hay comentarios

Deja un comentario