atún rojo a la mantequillla

Menú de atún del marco de Jerez en La Mejorana

Dicen que la unión hace la fuerza y ese popular dicho también funciona a la perfección cuando se trata de gastronomía. Un principio que se resume en una de las palabras más sonoras y llenas de significado cuando de elevar los valores de los productos de calidad se trata: maridaje.

Con esa idea, la de llevar más allá las bondades del producto estrella del litoral gaditano, el atún rojo de almadraba, el restaurante La Azotea de La Mejorana se ha lanzado a cruzar la frontera entre el verano y el otoño regalándonos una degustación maridaje de la que ha hecho partícipe/aliado a ese otro producto supremo de esta tierra, los afamados vinos del Marco de Jerez.  

Un paseo gustativo y olfativo que la cocina de María Triana ha concretado en cuatro sugerentes y atractivas ‘paradas’, representativas de su forma de entender la gastronomía y, sobre todo, de interpretar las infinitas posibilidades de un producto, el atún, que forma parte de sus raíces.

Así, para empezar La Azotea de La Mejorana nos propone un bocado fresco, auténtico kilómetro cero de una tierra, Conil de la Frontera, sinónimo de producto de calidad, ‘Daditos de melón con semimojama casera de almadraba a la hierbabuena con almendritas fritas’. Bocado de matices que nos invita a regar con un Candela Cream, de Bodegas Lustau (Jerez de la Frontera).

En su segunda ‘parada’, La Azotea nos sugiere un plato de raíz asiática, pero con sello de identidad, el de María Triana. Nos referimos al ‘Tartar de atún rojo al gusto de María’, que acompaña con el frescor y los infinitos aromas y matices de uno de los grandes caldos portuenses, el Fino Gutiérrez Colosía, de las bodegas del mismo nombre.

Pasado el ecuador de esta degustación maridaje, nos encontramos con una singular y exitosa ‘Lasaña con nuestra boloñesa de atún rojo de almadraba’, bocado que nos propone maridar con un sabroso Amontillado Fossi, vino estrella de una de las más afamadas bodegas de Chiclana de la Frontera, Primitivo Collantes.

Para finalizar este atractivo viaje de sabores y texturas, La Azotea de La Mejorana nos invita a un bocado con un cierto toque vintage, ‘Plato de atún rojo de almadraba con mantequilla de anchoa’. Propuesta que alcanza su punto máximo en el paladar con un sorbo de Oloroso Sangre y Trabajadero, de las Bodegas Gutiérrez Colosía.

En definitiva, una atractiva degustación maridaje capaz de cubrir todas las expectativas de los amantes del atún y del buen vino que el restaurante La Azotea de La Mejorana nos propone degustar por 30 euros por persona (mínimo dos) y por 22,50 sin maridaje (mínimo dos).

Más información sobre La Azotea de la Mejorana pulsando aquí


Fotos / Texto: Atunéate

¿Quieres formar parte de Atunéate, La Revista Digital del Atún? Pulsa aquí, te informamos.

No hay comentarios

Deja un comentario