ensalada de atún rojo

Ensalada de aguacate con atún rojo marinado

La ubicación de un restaurante es algo que normalmente suele influir en el tipo de comida que elabora. De este modo, si se localiza en un pueblo costero, nos ofrecerá una carta con una gran mayoría de platos en los que los productos del mar serán los grandes protagonistas. Por el contrario, si se sitúa en la serranía, es lógico pensar que en su carta dominarán las carnes propias de la zona.

Cartas, unas y otras, en las que, además, se reflejará el peso de la tradición gastronómica del territorio, los cultivos cercanos, etc.

Así, es de esperar que, por ejemplo, en Córdoba nos encontremos con un gran número de establecimientos, que no todos, en los que el salmorejo, los flamenquines y el rabo de toro sean ‘titulares’ indiscutibles en su carta o que en gran parte de los restaurantes de Cádiz ocurra lo mismo con las tortillitas de camarones, el ‘pescaíto’ frito y los langostinos.

En ese cruce de influencias de mar y montaña, en un escenario con una larga tradición de lugar de paso, nos encontramos con la Venta Pinto, reflejo de un crisol heterogéneo de cocinas y tradiciones de aquí y de allá.
Su cercanía a las dehesas de la Sierra de Cádiz y a las zonas costeras gaditanas, incluyendo las almadrabas, le ha servido a este restaurante para acumular un pozo de sabiduría culinaria que lo convierte en único. Un lugar en el que poder degustar desde una exquisita pieza de carne a un espectacular pescado de la Bahía de Cádiz. Eso, claro está, sin olvidar el genuino atún rojo salvaje.

Y es que la Venta Pinto es uno de esos restaurantes en los que, como he podido comprobar a lo largo de todos estos años, aunque el atún no era algo común en su carta, sí ha apostado por elaboraciones ‘más formales’.

No quiero decir con esto que en los restaurantes donde se trabaja mucho el atún tengan peores platos; lo que digo es que, además de la ventresca o el lomo a la plancha, el atún llega a toda la carta, incluyendo entrantes y tapas, con platos de cortes más divertidos, ligeros o experimentales.

Hoy traemos a Atunéate una tapa fresca y sabrosa del restaurante Venta Pinto. Una de esas que, por solo 5 euros, nos hará disfrutar del suculento sabor del atún rojo. Bocado que podemos degustar en su barra regado por un buen vino o una cerveza sin necesidad de una comida más formal.

El plato, ‘Ensalada de aguacate con dados de atún rojo marinado’, es de elaboración sencilla, pero ‘de diez’. Los dados de atún rojo son de tarantelo, marinados con un poco de cítricos, casi como si de un ceviche se tratara, y a los que se le añade un toque de salsa de soja y miel para matizar el sabor del atún crudo y aportarle un toque dulce. Una combinación perfecta con la untuosidad del aguacate que nos regala una mezcla de texturas muy insinuante. A mí, en particular, me gusta mezclar el aguacate con el atún rojo hasta que se queda a modo de crema densa y lo tomo mezclado para que en cada bocado haya un poco de todo. Eso sí, al ser una tapa, si alguien quiere probar, que se pida la suya, que ¡yo no la comparto!

Os dejo el video con la elaboración completa de esta ensalada en nuestro canal de Youtube!!!

 

Más información sobre La Venta Pinto pulsando aquí


Fotos / Texto: Atunéate

¿Quieres formar parte de Atunéate, La Revista Digital del Atún? Pulsa aquí, te informamos.

 

 

No hay comentarios

Deja un comentario