costilla de wonton con atún rojo

Atún rojo-wonton, alianza de equilibrios

Si existe un producto con vocación internacional, que se presta a mil y una interpretaciones y que, con mayor o menor protagonismo, forma parte del ADN gastronómico de un gran número de culturas y países, principalmente costeros, ese es el atún rojo.

Su enorme y ancestral peregrinaje por mares y océanos ha provocado que sea interpretado y reinterpretado durante siglos con la fusión de técnicas y productos de las diferentes orillas.

Este es el caso de esta seductora e imaginativa ensalada de atún rojo de almadraba sobre una ‘taza’ de uno de los productos más emblemáticos de la cocina asiática, el wonton (en cantonés significa ‘nubes rebosantes’). Elaborada a base de harina de trigo, agua tibia y sal, el wonton aporta en este caso un toque crujiente y sutil a una ensalada jugosa y melosa, logrando un equlibrio perfecto.

Una fusión atún rojo- wonton que, no hace mucho, en Atunéate también pudimos degustar en el restaurante El Campero, en aquella ocasión de la mano del Wonton crocante de atún rojo. En este caso, la popular masa asiática aportaba el toque crujiente a unas exquisitas porciones de tarantelo que su jefe de cocina, Julio Vázquez, acompañaba con una salsa Kabayaki, una crema de yogurt y tierra de quilos. Ejemplos, en definitiva, de la gran versatilidad de un exquisito producto, el atún rojo, cuyo horizonte de fusiones se muestra infinito.

Fotos/textos: Atunéate

No hay comentarios

Deja un comentario